Carta de crédito stand-by

Una carta de crédito stand-by es una garantía que solo surte efecto en el caso de que el comprador no realice el pago. Por tanto, permite al vendedor ejecutar un crédito. Un crédito documentario stand-by actúa a modo de garantía bancaria. Las cartas de crédito stand-by suelen estar sujetas a las Reglas y Usos Uniformes Relativos a los Créditos Documentarios (UCP, publicación n.º 600 de la Cámara de Comercio Internacional [ICC]), pero pueden estar sujetos a las reglas ISP98.

A diferencia de los créditos documentarios, los documentos deben presentarse al banco solo si el comprador no ha cumplido con sus obligaciones.

18.207.108.191